Las voces de los que no tienen voz

Resonando en Radio Fenix - 1330 AM Montevideo Uruguay
Todos los lunes de 21 a 22 hrs

viernes, 1 de abril de 2016

PETROBRAS: UNA EMPRESA EN PROBLEMAS (GRANDES). O los errores de un politólogo




Autor: William Yohai
14 de marzo de 2016


Leemos en “Resumen Latinoamericano” de fecha 13 de marzo un trabajo de Pedro Otoni acerca de la mega empresa petrolera brasileña.
Dice así en los dos primeros párrafos:
Petrobras es la más grande empresa brasileña, responsable por la investigación, explotación, transformación y distribución del principal recurso energético de la actualidad, el petróleo. Pero su importancia va más allá de los hidrocarburos: la compañia estatal gestiona también la mayoría de las patentes brasileñas registradas, y tiene un rol significativo en la construcción naval y en desarrollo y fabricación de maquinaría pesada. Petrobras no es una empresa común, es un instrumento estratégico para la economía y el desarrollo brasileño.
Las aguas marinas ultraprofundas del litoral sudeste brasileño guardan reservas de hidrocarburos en rocas calcáreas situadas bajo un estrato de sal de gran espesor, llamado “capa presal”.
En el polígono de explotación del presal, han descubierto reservas de petróleo y gás de aproximadamente 40,000 millones de barriles y se estima que hay 176,000 millones no descubiertas, según cifras del Instituto Nacional de Aceite y Gás de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro. Esta reserva equivale a cinco años del consumo mundial del recurso, con una ventaja extra: su costo de extracción es de 8 dólares, muy por debajo del costo medio de la producción mundial. No hay dudas de que el presal es un recurso abundante y estratégico; y, por ello, codiciado.”


La lectura de lo que antecede nos llamó mucho la atención. El dato de los 8 dólares de costo de extracción del barril de petróleo corresponde, por lo que sabemos, a los petróleos más fáciles de extraer del mundo, particularmente algunos campos en Rusia, Arabia Saudita, Kuwait, y muy pocos lugares más. El “presal” brasileño es, por el contrario, uno de los petróleos francamente “caros”. Hay que perforar a través miles de metros de océano (a cientos de millas de la costa con todo lo que eso significa de complicaciones logísticas de todo tipo), y otros miles de metros de “sal”, cada pozo cuesta varias veces más que aquellos que se perforan en aguas poco profundas. Buscamos, por tanto información para corroborar o desmentir lo anterior. Según esta fuente1 “La producción presal es competitiva, de acuerdo a Petrobras. La compañía estatal afirmó en diciembre que había reducido los costos de extracción en el presal a 8 dólares USA por barril. Este costo de extracción no considera los vinculados a la participación gubernamental y el dinero necesario para recuperar las inversiones en infraestructura y eliminación del gas.
En octubre PPSA (una empresa dedicada al servicio de cañerías; nota mía) afirmó que el precio mínimo para hacer viable la explotación del área es de USD 55 dólares por barril. A continuación
la compañía que administra los contratos en la zona presal informó que un precio de USD 50-52 por barril sería suficiente para la producción en el área. Estos valores toman en cuenta los costos de infraestructura para transportar el gas producido. Excluyendo estos aún el costo ascendería a USD 45 el barril.”
O sea, el costo de USD 8 el barril es apenas un cálculo abstracto que no tiene en cuenta los factores que más inciden. El costo que importa es el que refiere la segunda parte del párrafo anterior, o sea, aquel precio del petróleo al cual la empresa ni gana ni pierde.
El párrafo que refiere a las reservas contiene también un error de concepto. Las únicas que tiene sentido considerar son las “descubiertas”. Y estas alcanzarían, suponiendo que sean reales, que en esto se miente mucho en la industrai petrolera, apenas para 1.2 años de consumo mundial. Lo “estimado” equivale a una especie de adivinación con poco fundamento.
El siguiente párrafo: “La reserva del presal podrá financiar el desarrollo económico y social brasileño, para la superación de problemas sociales estructurales. En este sentido, fue creado en 2010 el Fondo Social del Presal para constituir recursos de las reservas del presal y garantizar inversiones a la educación y a la salud en Brasil.”
es también sumamente discutible. Veamos: de acuerdo al balance resumido publicado por la misma empresa2 el costo administrable anual de la misma rondaría los USD 29 millardos. Esto significa que, para una producción prevista de 2,148 millones de barriles diarios necesita un precio de USD 38 por barril sólo para cubrir costos que no incluyen amortización de deuda, intereses ni inversiones. Hoy ese es, aproximadamente, el precio del petróleo WTI. O sea, considerando los precios internacionales, hoy Petrobras es una gigantesca máquina de perder dinero.
Por eso no sorprende que Financial Times informe: “en abril del año pasado la compañía finalmente publicó sus resultados anuales para 2014 que muestran que Petrobras ha caído hacia una pérdida neta de $R 21,6 millardos después de un golpe de una vez por R$50,8 millardos (USD 16,8 millardos) de los cuales R$ 6,2 millardos están relacionados con las investigaciones sobre la compañía.”
Pero, en 2014 el precio promedio del petróleo fue de 96 dólares el barril.
Según la misma fuente la deuda neta de Petrobras asciende a USD 104 millardos.
Para paliar la situación Petrobras está vendiendo activos con el fin de reducir deuda y hacerse de liquidez para enfrentar sus elevadísimos gastos corrientes. Recientemente vendió parte mayoritaria de su participación en Petrobras Argentina. Su deuda está calificada como “basura” por las empresas calificadoras de riesgo y es la mayor de cualquier empresa petrolera a nivel mundial. La mayor parte de este desequilibrio financiero es debida a la gigantesca inversión hundida en la explotación del presal.
Según la WEA3 (Asociación Económica Mundial, un grupo de economistas heterodoxos alejados del pensamiento neoclásico predominante) en un estudio publicado en 2014: “Los resultados muestran que la producción de la capa presal en Brasil sería competitiva sólo después de 2030, asumiendo condiciones de libre mercado. Para alcanzar la producción esperada por el gobierno brasileño en los próximos años es necesario introducir incentivos económicos, considerados como subsidios en el modelo, con el fin de dirigir inversiones y recursos productivos al sector. Esta estrategia, sin embargo, desvía recursos escasos en el mediano y largo plazo, fundamentalmente capital, desde otros sectores de la economía hacia el sector presal, generando un menor producto bruto interno y consumo benéfico si se lo compara con un escenario de continuar como hasta ahora sin la presencia de estos subsidios.
El incentivo para una producción presal produce además un aumento en las emisiones acumulativas de gases de efecto invernadero al final del horizonte del modelo.”
Desde el punto de vista ambiental el diario inglés “The Guardian”4 informa acerca de los riesgos que la intensísima exploración y explotación petroleras vinculadas al presasl representan para la paradisíaca Bahía de Guanabara. Un lugar casi único en el mundo por su belleza. Y de enorme valor económico por la pesca que en ella se desarrolla pero, sobre todo, por el turismo.
Para resumir: yo no sé si la tesis del autor de artículo mencionado, referente al apetito de los intereses imperialistas por el petróleo que yace en el presal es cierta o no. Evidentemente detrás de las investigaciones acerca de la corrupción que rodea a Petrobras y sus conexiones políticas hay intereses de todo tipo. El imperialismo existe y opera. Pero cabe recordar que a pesar de que Petrobras es administrada por el gobierno brasileño no es una empresa estatal. El 60% de su capital accionario está en manos de inversores privados internacionales.
Resulta muy difícil visualizar los beneficios que el presal, costosísimo proyecto que ha propiciado un formidable endeudamiento de Petrobras y que amenaza su propia existencia como empresa independiente, ha traído o puede traer en el futuro a Brasil. Existe el peligro que el gobierno de ese país tenga que utilizar ingentes recursos para ir en auxilio de la empresa si ésta, en definitiva, se enfrenta a una situación de quiebra. Todo el proyecto parece más un ejercicio desmedido de la megalomanía de unos gobernantes que algo destinado a mejorar la situación del pueblo de Brasil.








1https://innovationhouserio.wordpress.com/2016/01/07/increased-focus-on-reducing-costs-of-pre-salt-production/
3http://brazilconference2014.weaconferences.net/papers/is-the-pre-salt-oil-competitive-economic-and-environmental-long-run-impacts-from-the-incentives-to-the-pre-salt-a-general-equilibrium-approach/
4http://www.theguardian.com/environment/ng-interactive/2015/jun/25/brazils-gamble-on-deep-water-oil-guanabara-bay

No hay comentarios:

Publicar un comentario