Las voces de los que no tienen voz


jueves, 20 de diciembre de 2018

New York Times[1], UPM2 y Nosotros




   Este editorial del NYT nos permite un “ida y vuelta” entre el periódico y el “estímulo” a UPM con nuestros recursos, y porque agrega otro argumento (cuánto nos cuesta cada empleo) para interrogarnos  sobre los beneficios de tal compromiso. Veamos primero la noticia y sus propias conclusiones.

1) Viernes 7 de diciembre de 2018: el periódico informa que (en EE.UU.) desde 2015 los incentivos nacionales y estatales a las empresas, con el fin de que se instalen en sus territorios, aumentaron notoriamente. Nevada puso US$ 1.000 millones para Tesla, Amazon recibe US$ 6.000, y  Milwaukee (Wisconsin) aporta unos US$ 3.000 millones a Foxconn.
   No todos están de acuerdo, ya que en relación a Amazon, el Consejero y el Senador por Nueva Yorx (J. Van Bramer y M. Gianaris) señalaron a Reuters que “es inimaginable” aportar sumas como esa, ya que “nuestros subterráneos se están derrumbando, faltan lugares en las escuelas para nuestros niños, y demasiados de nuestros vecinos carecen de asistencia sanitaria adecuada”. 
   Foxconn, proveedora de componentes para Apple, piensa generar 13.000 empleos. En relación a este caso, el juicio del Consejo Editorial del NYT es contundente: “el acuerdo de incentivos alcanza unos sorprendentes US$ 230.000 por puesto de trabajo, lo cual no constituye un retorno razonable para la inversión”.

2) Veamos ahora el caso de Uruguay. Pese a todos los intentos del gobierno por minimizar el aporte de los uruguayos a UPM2 (que invierte US$ 2.320 millones), al sumar las diferentes obras exigidas por la transnacional y la obligación de comprarle la energía eléctrica que produzca (que no necesitamos), se alcanza una cifra de US$ 3.487 millones; es decir: nosotros aportamos el 60% del capital del proyecto y la empresa el 40%. Pese a ello, nuestra participación en sus fabulosas ganancias (por las que no paga impuestos) es cero.
   Se intenta justificar nuestro aporte pues llevaría a un crecimiento del PIB (dólares de exportaciones que ni pasan por el país) y el aumento en el empleo (sobre el cual volveremos[2].
   El NYT nos informa que en Milwaukee el grueso de los “estímulos” son las exenciones fiscales (“renuncia” o “gasto tributario”, aquí le dicen). Si nos guiamos por el  periódico: ¿a cuánto ascienden en Uruguay? Nuestros estimados (que venimos publicando desde 2007[3], nunca desmentidos) indican, de acuerdo a los precios actuales de la celulosa, que Montes del Plata y UPM1 ganan 1.000 millones de dólares anuales; la nueva, estaría ganando al menos una cifra similar. En 20 años, sólo por pago del impuesto a las ganancias empresariales (IRAE), y siendo muy conservadores, los “estimulamos” ahorrándoles US$ 3.000 millones.
   Sumando ambos valores arribamos a una cifra de estímulos de US$ 6.500 millones  (unos 3.500 millones por inversiones en infraestructura  y 3.000 por exención del  IRAE).
   Primera conclusión: ¿se justifica tamaño subsidio a una empresa trasnacional que ganará fortunas, se las lleva y ni siquiera paga impuestos? Compartimos el criterio y el juicio manifestado por las autoridades de Nueva York antes citado.

3) El empleo: Sin citar ningún estudio oficial o privado, el gobierno reitera  que la nueva planta generará 8.000 empleos.  En el contrato ROU-UPM[4] se afirma que se generarán 4.000 empleos. Una cláusula[5] posterior relativiza o niega dicho dato. Nuestros estimados[6] son que se crearían unos 500 empleos nuevos.
   Para continuar con la metodología del New York Times, calculemos cuánto paga Uruguay cada uno de estos empleos:


                      PAGOS ROU POR CADA EMPLEO (dólares corrientes)
Inversión ROU TOTAL

6.500.000.000

Empleos:
Pago por empleo
Declaraciones gobierno
8.000
812.500
Contrato ROU-UPM
4.000
1.625.000
Estimado nuestro
500
13.000.000


   Segunda conclusión: refiriéndose a Foxconn y la ciudad de Milwaukee, pensemos que si para el NYT US$ 230.000 por cada empleo es “sorprendente” y “no parece razonable”, ¿cómo le parecerían los US$ 13.000.000 (unas 57 veces más) que Uruguay paga por cada empleo?

4) Breves comentarios adicionales. 
a) Nótese la muy superior transparencia de la información económica y contable disponible públicamente en EE.UU. frente a la opacidad, falta de veracidad y el muro de silencio del gobierno uruguayo[7].
b) Estos estímulos en EE.UU. se dan en un escenario radicalmente diferente al uruguayo. Allá las empresas estaban en condiciones de elegir el lugar (incluso el país) donde ubicarse ya que nada los afincaba a determinado sitio. UPM no tenía esta libertad; estaba en malas condiciones para “negociar” ya que, según lo que  ella misma y el gobierno manifestaban, los árboles ya estaban plantados. Exportar 8 millones de toneladas de troncos era difícilmente rentable; “no tenían otra” que poner una planta de celulosa. Los ¿insólitos/escandalosos/faraónicos? recursos (nuestro dinero) que les regalamos muestran que esto se ignoró.
c) En verdad, al menos 3.500 de estos 6.500 millones de dólares irán a engrosar la deuda pública uruguaya. Al 30 de junio de este año sumaba 39.932 millones de dólares, a los cuales es necesario agregar unos 7.000 millones por contratos PPA de UTE y otros montos no determinados por otras PPP.

5) En definitiva: Bienvenidos los datos y juicios del Consejo Editorial del New York Times sobre Foxconn, aportándonos que en New York algunos políticos privilegian necesidades populares, y por considerar “sorprendente” y “no razonable” los elevados montos destinados a generar cada empleo. Por su parte, el gobierno uruguayo destina descabellados recursos a ese propósito, tal como analizamos en varios artículos publicados.
   Existen alternativas mucho mejores, como construcción de viviendas (necesidad social) y que generaría muchos más empleos directos e indirectos, así como el fomento de empresas nacionales[8].
   Por donde se lo mire, entonces, “estimular” a UPM con nuestro dinero y a un nivel sin parangón en la historia del Uruguay no tiene ninguna justificación.









[1]               https://www.nytimes.com/2018/12/07/opinion/gm-amazon-honeywell-tax-incentives.html
[2]               Véase “UPM2: ¿Es beneficiosa para Uruguay? Quince observaciones para un No”. En Brecha, 27/4/2018.         
[3]               Véase: “¿Cuánto ganará Botnia?” en Brecha 2/11/2007 y varios artículos más en la propia Brecha, Voces, y en el blogspot citado en el pie 5. 
[4]             Véase: www.presidencia.gub.uy
[5]             2.4 Beneficios Indicativos ROU espera que los beneficios del Proyecto UPM podrían incluir los asuntos referidos en las Cláusulas 2.2. y 2.3. Dichos beneficios son únicamente indicativos y no constituyen obligación o compromiso alguno para que UPM y el Proyecto UPM alcance dichos beneficios o resultados.”
[7]            Estando pronto este artículo, vía Búsqueda el gobierno da a conocer unos datos y cifras, pero sin mencionar documentos, referencias, metodología, etc. Todo hace pensar en una reiteración de su opacidad y en una nueva “cortina de humo” (en “El muro de silencio”; Voces 30/8/2018) .

[8]                 Los “opositores a todo” también planteamos alternativas.

jueves, 6 de diciembre de 2018

Comunicado de Prensa -Movimiento por un Uruguay Sustentable- *COSTOS DE UPM2: 10 MIL HECTÁREAS Y UN PUEBLO INUNDADOS*



En el día de ayer gerentes de UTE reconocieron que negocian con UPM y la DINAMA por la exigencia de UPM de disponer diariamente de más de más de 5 mil millones de litros de agua.

Ese volumen, equivalente al consumo diario de 44 millones de personas, es indispensable para la dilución de los efluentes industriales de la planta de  UPM a los niveles que exige la legislación nacional.

A pesar de ello, en sus declaraciones públicas los jerarcas de UTE procuraron separar esa exigencia de UPM de la decisión de UTE de expropiar e inundar 10.000 hectáreas de suelo productivo para elevar la cota del embalse de Rincón del Bonete hasta los 81 metros; decisión que apareja la inundación de las playas de San Gregorio de Polanco haciendo peligrar el turismo, principal actividad en la zona.

A más de 70 años de operación del embalse por parte de UTE, período en el que se dieron inundaciones como las de 1959 y secas como la de 2008 – 2009, sorprende que la decisión de incrementar el volumen de agua del embalse se termine tomando ahora, cuando el Poder Ejecutivo se comprometió con UPM a mantener el flujo del Río Negro frente al emplazamiento de su futura planta de celulosa.

Estas medidas de UTE son otra prueba de que el río Negro tiene severas limitaciones para la operación de una planta como la propuesta por UPM y que el documento firmado por el Poder Ejecutivo con UPM debe ser rescindido ahora que Uruguay puede hacerlo sin consecuencias como establece el propio documento.

*"No venderé el rico patrimonio de los orientales al bajo precio de la necesidad"* /José Artigas/

*Movimiento por un Uruguay Sustentable* (Movus)

5 de diciembre de 2018.