Las voces de los que no tienen voz


domingo, 16 de junio de 2019

UPM y la enseñanza pública uruguaya


El acuerdo firmado por Uruguay y por la empresa Upm plantea de manera explícita las obligaciones que corresponderán a nuestro país en lo atinente a la educación, una vez que el proyecto se materialice.
Téngase presente que desde hace ya tiempo Upm, bajo la forma Fundación Upm, tiene una actividad lo suficientemente intensa en Uruguay como para expandirse en todos los niveles y ramas del sistema de enseñanza: escuelas, ciclo básico, bachillerato, liceo técnico, formación docente, estudiantes de magisterio, docentes en ejercicio no titulados, docentes en ejercicio con formación de grado, posgraduación, familias de escolares, universidad, centros de investigación. En todos los casos, esto sucede con el conocimiento, el beneplácito y la colaboración de las autoridades de la enseñanza pública uruguaya. (Este resumen ejemplificará sobre esto más adelante.)

martes, 23 de abril de 2019

AFAP: una nueva estafa del sistema financiero (Ahora lo dicen el BID y la OIT)

Hace algunos años escribimos un par de trabajos con el título del asunto.

En esencia: las comisiones que cobran las AFAP a los aportes de los
trabajadores constituyen una verdadera estafa. Más de 20% (contando
comisiones propiamente dichas y seguro) sobre los mismos. ¿que trabajo
hacen las AFAP? reciben la plata del BPS que asume los costos vinculados
a la recaudación y la colocan en diversos papeles financieros. La mayor
parte títulos del Estado. Trabajo para ¿2, 3, 10? personas.

Por ello perciben cuantiosas comisiones. Uruguay asumió el tema con un
sistema mixto que, por un lado deja parte del dinero en el propio BPS.
Por el otro la AFAP más grande que suma más de la mitad de los aportes
pertenece al propio Estado. Esto minimiza las pérdidas. AFAP República
(cuyos accionistas son BPS, BSE y BROU) opera en la práctica como un
recaudador de impuestos sobre las jubilaciones de sus afiliados. El
resto (privadas) como mecanismo de succión de plusvalía sobre los
trabajadores.

Hay un tema interesante y que la crisis económica que se instala
paulatinamente en el país develará: Cuántas de las inversiones de las
AFAP que no fueron al Estado o instituciones financieras internacionales
y sí lo hicieron a empresas privadas nacionales serán incobrables. A
nivel anecdótico conocemos unas cuantas que si aún no se han develado
tales es probable que lo hagan próximamente. Desconozco su cuantía.

OIT recomienda reestatizar los fondos de pensión. ¿le haremos caso ahora
que se plantea la reestructura del sistema en sentido de perjudicar a
los trabajadores? ¿que dicen los candidatos sobre el tema? ¿cuánto
mejorarían las prestaciones si se eliminan las comisiones? y ello sin
aumentar el gasto público.

Veremos.

William Yohai

sábado, 23 de febrero de 2019

LA INSOPORTABLE LEVEDAD DE LOS ANÁLISIS ECONÓMICOS DEL GOBIERNO SOBRE UPM2: (parte 2)



22 de febrero de 2019
Autor: William Yohai

RESUMEN EJECUTIVO: El gobierno ha publicado un análisis de los números que marcarían el resultado económico para el país del proyecto UPM2. La piedra angular de dicho informe es que se generaría una nueva recaudación anual de U$S 120 millones por impuestos (dgi) y aportes (bps). Demostramos, basándonos en la información de cuentas nacionales del bcu, que dicha afirmación es incorrecta. El aumento real de recaudación previsible no supera los U$S 30 millones. Esto afecta esencialmente todo el balance entre los aportes de ROU y los de UPM al proyecto. Los números a la luz de esta consideración son profundamente negativos para el país. Estamos preparando un nuevo trabajo donde lo demostramos.


Hace una semana publicamos un trabajo que criticaba uno de los informes publicados[1] en página de Presidencia de la República respecto al costo-beneficio del proyecto UPM2.
Citábamos dicho trabajo: ““En suma, la puesta en marcha de una tercera planta de celulosa con el rango de capacidad de producción especificado en la VAL, y de mantenerse los precios de exportación de los últimos años, tendría un impacto incremental en las exportaciones de bienes en torno a los US$ 1.155 millones.
Teniendo en cuenta que los insumos para la producción de celulosa serán principalmente de
origen nacional, un incremento de las exportaciones de aproximadamente US$ 1.155 millones
redundará en un aumento de similar magnitud en el Producto Interno Bruto, aproximadamente
1,9% del PIB a valores de 2017.
Una posible estimación del impacto recaudatorio de la puesta en marcha de la segunda planta
de UPM podría realizarse a partir de la presión tributaria sectorial de DGI y BPS del sector “A.020-Silvicultura, extracción madera y servicios conexos”: en promedio 14,9% del valor agregado sectorial en el periodo 2011-2014.
Considerando que aproximadamente el 30% 2 del PIB antes mencionado se generaría dentro de la zona franca, y por ende no se encontraría gravado, el coeficiente de presión tributaria
sectorial corresponde se aplique sobre el 70% restante del PIB. En efecto, esto equivale a decir
en forma simplificada que, un aumento del PIB de US$ 1.155 millones se podría traducir en
recaudación de la DGI y del BPS por aproximadamente US$ 120 millones anuales.””

Y a continuación afirmábamos:

“¿porqué decimos que es la piedra angular del análisis económico financiero del proyecto?
Porque todos los números que siguen, y son muchos, se basan precisamente en esa supuesta recaudación de 120 millones de dólares anuales de impuestos que generaría UPM2 al funcionar a plenitud. O sea, frente a los costos para el país (gravemente minimizados ya que no se considera el contrato eléctrico) se contrapone esa cifra de hipotética recaudación y se le suman los magros cánones que pagaría UPM. Veámoslo en detalle: 1) Se afirma que (después de revisar antes los precios de exportación de la celulosa) la planta incrementaría las exportaciones nacionales en U$S 1.155 millones, un 1.9% del pbi. Y se dice que dicho aumento del pbi se debe a que los insumos para la producción de celulosa son en su gran mayoría de origen nacional.  En efecto, para calcular el pbi generado por cualquier producción se detraen del valor total generado los valores sumados de los insumos que entraron al proceso. Dicho de otra forma, la mayoría del valor (U$S 1.155 millones) exportado fue generado antes de la entrada de la planta. 2) Entonces, ¿en qué quedamos… si el 70% del valor se generó al producir los troncos (materia prima esencial, seguramente la mayoría del valor que ingresa a la planta que se complementa con los químicos que se utilizan en el proceso, parte de ellos producidos también en el país) está claro que la planta no provoca un aumento del pbi del 1.9%. Si seguimos el razonamiento del gobierno la planta genera apenas un 0.57% de aumento del pbi. El resto se produce en los viveros, los montes, el transporte, los químicos, etc. Y, consecuentemente, los 120 millones de dólares de recaudación del bps y la dgi que supuestamente provocaría UPM2 no existen.”[2]
Nuestro razonamiento se basaba en la línea argumental del gobierno y la aceptación de la afirmación de que “Considerando que aproximadamente el 30% 2 del PIB antes mencionado se generaría dentro de la zona franca, y por ende no se encontraría gravado, el coeficiente de presión tributaria sectorial corresponde se aplique sobre el 70% restante del PIB.”
Continuamos investigando y fuimos a la fuente, que no es otra que los informes de cuentas nacionales (c.c.n.n.) que publica el Banco Central del Uruguay (bcu).
Revisamos los antecedentes: ¿que dicen dichos informes respecto a lo sucedido con la instalación de las dos plantas de celulosa existentes? Resumimos lo informado en el siguiente cuadro: 



 


Como se observa, tomamos un período de dos años lo cual permite comparar lo sucedido antes de que las plantas (Botnia y Montes del Plata) comenzaran a funcionar y los cambios en el pbi de los rubros involucrados (“Fabricación de papel y de productos de papel y cartón” y “silvicultura, etc.”) con los datos dos años después cuando las industrias estaban funcionando a pleno. Como se observa el funcionamiento pleno de Botnia implicó un aumento del rubro silvicultura prácticamente insignificante del 0,05% del pbi. Sin embargo el pbi del rubro que incluye la celulosa aumentó un 1,70%. O sea, como se lee en la última fila casi el 100% del aumento del pbi se produjo como resultado de la celulosa. Para la segunda planta (MDP) los datos son algo diferentes: la silvicultura alcanza el 20% del aumento del pbi total del emprendimiento. Eso se debe a que, según c.c.n.n. entre los años 2013 y 2015 el pbi del rubro “silvicultura” aumentó un 86%[3]. 
Si promediamos el aumento del pbi en el sector silvícola producido durante el inicio de la producción de las plantas existentes nos da aproximadamente un 0,2% del pbi. A su vez, según declara el gobierno en el documento citado,  la recaudación que genera el sector silvícola incluyendo impuestos a dgi y aportes a bps es del 14,9%. Si multiplicamos ambas cantidades por U$S 60.000 millones (monto aproximado del pbi en la actualidad) el resultado es que una eventual UPM2 generaría unos U$S 18 millones de recaudación adicional en el sector silvícola.
Considerando un empleo de 500 personas en la nueva zona franca[4] (calculamos salarios nominales de U$S 55.000 anuales y, aportes de 28,5% por bps más FONASA; más IRPF por 10%) resulta que el estado recaudaría por todo concepto unos U$S 10,7 millones anuales.
En suma: los 120 millones de recaudación en que el gobierno basa su análisis financiero y que fundamenta, como vimos, en una asunción completamente errónea se transforman en algo más de U$S 29 millones.

A modo de “prueba del 9”: Cuando analizamos la silvicultura en conjunto, en 2017 (último informe anual de c.c.n.n.) representaba  un 0,78% del pbi. Si aplicamos el cociente (14,9%) que informa el gobierno sobre recaudación que genera (dgi+bps) el sector, nos da un global de U$S 70 millones[5]. Resulta imposible, entonces, que el crecimiento del sector genere un aumento de U$S 120 millones de recaudación. Además, en el rubro no se discriminan las plantaciones con destino aserrado, enchapado, leña, etc. de las que se destinan a celulosa. Aquellas representan alrededor de un tercio del total por lo cual la recaudación por concepto de la silvicultura dedicada a celulosa no pasa de U$S 46 millones.


















[1]     https://medios.presidencia.gub.uy/tav_portal/2019/noticias/AD_336/0.%20Escenarios%20UPM%20versi%C3%B3n%20MEF%20OPP%20(10-12).pdf
[2]      Teniendo en cuenta los antecedentes del gobierno en materia de números agregábamos: “Y, que conste en actas, estamos tomando el dato de los 120 millones de dólares del gobierno a “valor facial”. Número que dada la “precisión” de lo que mencionamos antes debería ser estudiado con lupa.” Precisamente, a este estudio nos abocamos aquí.
[3]   Nos resulta difícil explicar dicho resultado. El rubro se genera, básicamente, en el crecimiento de los árboles plantados. Comprende también la siembra, los viveros, la extracción y los servicios conexos. Pero es claro que el primer aspecto es el decisivo. El aumento de este pbi es por lo tanto progresivo de acuerdo
al ritmo de crecimiento de los árboles. El  período de plantación más acelerada de eucaliptus se dio entre los años 90 y 99. En se período el área plantada se multiplicó por 10. De acuerdo al ciclo de crecimiento de los árboles los grandes aumentos del pbi deberían haberse producido entre  1999 y 2010.

[4]     Cantidad informada por las empesas MDP y UPM en la encuesta de la dgzf de 2015.
[5]     El total de pbi generado por el sector silvícola es de aproximadamente U$S 468 millones. El total del pbi generado por las plantas de celulosa (incluye otros rubros, como fabricación de papel y cartón que representan una parte menor del total pero no podemos discriminar de aquella) suma U$S 1.800 millones). Por supuesto el 100% de esta cifra se produce en la industria. Una eventual UPM2 produciría otro tanto.

domingo, 10 de febrero de 2019

LA INSOPORTABLE LEVEDAD DE LOS ANÁLISIS ECONÓMICOS DEL GOBIERNO UPM2: INSOSTENIBLE PARA LA VERDAD




Autor: William Yohai
9 de febrero de 2019

Hace unos días el MOVUS publicó un “desafío” a debatir con el gobierno los aspectos económicos del proyecto UPM2. A pesar de que no integramos la organización nos tocó elaborar los números sobre los cuales se basó el “desafío”. Éste tuvo cierta repercusión mediática. El gobierno no respondió específicamente al mismo, pero curiosamente (¿casualidad?) ...días después de conocido el “desafío” aparecen en página de Presidencia una serie de estudios que habían sido, hasta ahora y suponiendo que ya existieran, cuidadosamente escamoteados a la opinión pública. Son varios trabajos extensos y es probable que no nos sea posible estudiarlos todos. Empezamos por el tema que ha sido nuestra “especialidad”….los números que expresan el costo beneficio del proyecto. A tal fin leimos Evaluación financiera de ingresos y egresos del proyecto UPM2”[1] El trabajo aparece sin firma por lo cual se considera la “voz oficial” del gobierno. Largo y de no fácil lectura comentaremos apenas lo que nos parece su piedra angular: “En suma, la puesta en marcha de una tercera planta de celulosa con el rango de capacidad de producción especificado en la VAL, y de mantenerse los precios de exportación de los últimos años, tendría un impacto incremental en las exportaciones de bienes en torno a los US$ 1.155 millones.
Teniendo en cuenta que los insumos para la producción de celulosa serán principalmente de
origen nacional, un incremento de las exportaciones de aproximadamente US$ 1.155 millones
redundará en un aumento de similar magnitud en el Producto Interno Bruto, aproximadamente
1,9% del PIB a valores de 2017.
Una posible estimación del impacto recaudatorio de la puesta en marcha de la segunda planta
de UPM podría realizarse a partir de la presión tributaria sectorial de DGI y BPS del sector “A.020-
Silvicultura, extracción madera y servicios conexos”: en promedio 14,9% del valor agregado
sectorial en el periodo 2011-2014.
Considerando que aproximadamente el 30% 2 del PIB antes mencionado se generaría dentro de
la zona franca, y por ende no se encontraría gravado, el coeficiente de presión tributaria
sectorial corresponde se aplique sobre el 70% restante del PIB. En efecto, esto equivale a decir
en forma simplificada que, un aumento del PIB de US$ 1.155 millones se podría traducir en
recaudación de la DGI y del BPS por aproximadamente US$ 120 millones anuales.”

martes, 29 de enero de 2019

Desafío al gobierno a debatir los números de UPM2-MOVUS


DESAFÍO AL GOBIERNO A DEBATIR  ASPECTOS ECONÓMICOS DE UPM II

El gobierno omite cuidadosamente hablar con precisión de los aspectos económicos del proyecto de una nueva planta de celulosa de UPM a orillas del Río Negro.

Sobre esto hemos escrito abundante y detalladamente. Los datos que se han ido conociendo y que muestran la inconveniencia económica del proyecto son:

1) El ferrocarril UPM costará 2.498 millones de dólares (2.225 la PPP durante 15 años más 173 que desviaron en la última rendición de cuentas desde el fondo de estabilización energética con ese fin).

2) El traslado del puerto pesquero a Capurro más el viaducto encima de la vía férrea frente al puerto de Montevideo costará más de 200 millones de dólares.

3) UTE se compromete a comprar energía durante 20 años. No necesitará la misma, y si lo hace será por los perjuicios que ocasionan a la generación de las represas la obligación contractual de mantener un flujo mínimo en el Rio Negro para paliar la contaminación de UPM. Costo:
1.450 millones de dólares.

4) Uruguay (ROU en el contrato) se obliga a su costo a reforzar cuadros técnicos de DINAMA para acelerar la aprobación del proyecto. Costo desconocido, pero seguramente millonario.

5) Modificación de planes de estudio (nuevas carreras) en enseñanza técnica de tres departamentos según necesidades de la empresa. Costo desconocido, seguramente millonario.

6) Pago por estudios y control del proyecto ferroviario. Costo: 5 millones de dólares.

7) Dragado del puerto de Montevideo. Costo (a confirmar) 30 millones de dólares anuales.

Todos estos datos provienen de fuentes públicas escritas así como de declaraciones de autoridades del gobierno nacional.

Lo aquí enumerado supera los 5.000 millones de dólares. La empresa invertiría, si es que decide hacerlo, en total 2.400 millones de dólares (2.000 millones de euros).

Economistas han ejemplificado usos alternativos de ese dinero por parte del estado uruguayo, por ejemplo, invirtiendo en la construcción de viviendas de tipo económico, en zonas urbanas con servicios.

Con 5.000 millones de dólares se podrían construir más de 4.000 viviendas por año. Se generarían unos 6.000 puestos de trabajo permanentes. En 15 años se habrían construido 60.000 viviendas para unas 210.000 personas.

Desafiamos al gobierno nacional a un debate público frente a los medios de difusión para analizar estos aspectos.

Movimiento por un Uruguay Sustentable (Movus)
28 de enero de 2019.

Contactos de referencia:
Ana Filippini
098 407 572
Raúl Viñas
099 648 685
Víctor Bacchetta 098 935 317
William Yohai 099 600 289
Facebook: MOVUS Uruguay
correo electrónico: porunuruguaysustentable@gmail.com
Telfs: 098407572 / 29088054